Elegir la mejor ubicación para mi negocio

Tan importante es lo que vendes como el lugar donde venderlo

Elegir la mejor ubicación para mi negocio y las características del espacio en el que se instale, sea local comercial, oficina o nave, pueden ser las claves para el éxito. Especialmente en sectores como el comercio o el turismo.

Las prisas o la opción de alquileres rápidos y baratos son malas consejeras. Más adelante pueden obligar a batallar por la supervivencia.

¿Lo quieres en una calle peatonal en el centro y pagar un precio más alto? ¿O te interesa más superficie aunque esté apartado? ¿Pueden llegar los clientes caminando o necesitan medio de transporte? ¿en zona con disponibilidad de aparcamientos? ¿Es imprescindible tener parking o acceso de vehículos?

Dime qué vendes y te diré dónde ubicarte. Estudia tu producto/servicio o negocio y elige el lugar pensando en estas 5 claves:

CLIENTES

Fíjate en el perfil de quienes se mueven o residen por la zona que tienes en mente. Analiza qué problemas o necesidades hay y qué oportunidad tenemos de cubrirlas, cómo abrir una farmacia próxima a hospitales o una tienda de souvenirs en zona turística. Incluso ofrecer un servicio que sea complementario a las actividades que realizan otros, como una tienda de ropa deportiva junto a gimnasios.

  1. Si es un negocio de compra impulsiva (como un souvenir o tiendas de moda) es vital que sea cercano, con fácil acceso y buena exposición. Al igual que situarse en una avenida principal (o transversal) con gran tránsito para aumentar posibilidades de captar clientes, aunque esto siempre será más caro. Si tomas una franquicia de una gran marca es vital su visibilidad donde haya tráfico, ya que normalmente harán frente a grandes inversiones en publicidad para que rentabilicen los costes.
  2. En el caso de negocios que cubren necesidades importantes, nuestro cliente será más flexible y podremos llegar a ubicarnos en calles secundarias o lugares más escondidos. Pero si venir a comprarnos representa hacer colas o perder el tiempo, el consumidor lo buscará en otro competidor que le brinde más comodidad. En estos casos el cliente valorará el aparcamiento o proximidad a paradas de bus, tren o zona de taxis.

RESTAURANTE:

El propio concepto señala las características de la zona, igual que determina el tipo de cocina y el estilo de su decoración.

Primero tener claro el grupo demográfico objetivo (sus hábitos de compra, estilo de vida y sus intereses), a quien queremos ofrecer nuestro concepto de restaurante y donde encontrar a ese cliente. ¿cómo es?, ¿qué hace?, y hasta, ¿cómo piensa?

El tipo de cocina condicionarán cómo dirigirse al consumidor (restaurante italiano o cliente vegano) y el estilo determinará el segmento demográfico al que pertenece, su nivel de ingresos, edad, sexo, entre otros.

Los 4 conceptos de restauración más frecuentes:

  • Comida rápida. Gran cantidad de ingresos bajos, necesita alta densidad de tráfico peatonal.
  • Bar-restaurante. Visita espontánea, a menudo después del trabajo. Mayoría clientes beben alcohol. Rango de precios según capacidad económica del vecindario.
  • Comidas informales. Familias con niños de clase media. Visitas planeadas y la seguridad de la zona es importante. Conducen hasta el local y suelen ser visita relacionadas a otra actividad como compras o cine.
  • Estilo premium. Son parejas con altos ingresos o ejecutivos que comen fuera con frecuencia. Expectativas de servicio y precios altas. Visitas planeadas o con reserva. Pueden conducir grandes distancias y esperan tener aparcamiento.

Si es un restaurante nuevo siempre será más atractivo con vistas y a pie de calle, antes que ubicarse en subsuelo/planta y así ponérselo fácil al cliente evitando que tenga que bajar escaleras. Aunque hoy en día, muchos apuestan por ubicaciones de peor categoría y lo que ahorran lo invierten en calidad. Para que sus clientes (con el boca-oído) atraigan nuevos clientes.

Otras consideraciones son: Usos anteriores del inmueble. Accesibilidad y aparcamiento. Espacio útil y tipo de barrio.

Al final hay que aplicar la lógica y el sentido común 

COMPETENCIA

Preguntarse qué es la competencia: ¿si un enemigo o un aliado?

En algunos casos ser la única y exclusiva propuesta en la zona puede ser bueno, aunque puede suponerte inversiones en publicidad para que te encuentren.

Sin embargo estar con la competencia en lugares donde haya gran concentración de personas puede jugar a tu favor, ya que el cliente viene sabiendo lo que puede encontrar y elegirte a ti. Hay sectores que se retroalimentan, donde una tienda de moda en calle comercial tendrá más visitas, o al revés, como una tienda de alimentación cerca de un supermercado.

NORMATIVAS

Debes tomar en consideración las normativas que regulen la zona que te interesa, que pueden prohibir en algunas avenidas o calles la venta de ciertos productos. Así como los horarios de apertura y cierre, días festivos o legislación de terrazas, y sobretodo los usos permitidos por el ayuntamiento al espacio elegido.

Para ello tendrás que acudir a tramitarlo al departamento de urbanismo y solicitar la licencia de actividad o de apertura (si es obra nueva o después de grandes obras).

PROVEEDORES

Comprueba la disponibilidad de servicios básicos como la electricidad, el agua o internet, que pueden resultar indispensables para algunos negocios. Y piensa también en la proximidad a los materiales o a tus proveedores. Según la actividad puede ser un punto a valorar para conseguir reducir tiempos de entrega y gastos de transporte.

INFRAESTRUCTURAS

Las naves son una buena opción, si tu negocio se centra principalmente en la venta online y necesitas mucha superficie a bajo coste. Además de espacio para almacenaje, las conexiones son cruciales para empresas de sector transporte y logística, ya que para realizar envíos se necesitan accesos fáciles y rápidos a carreteras, autopistas, puertos, aeropuertos o estaciones. El comercio electrónico busca recortar tiempos de entrega y está provocando aperturas de centros de distribución en zonas urbanas y cada vez más próximas a los centros de consumo.

El tipo de mercancías determinará si puedes ubicarte en núcleo urbano o si, por el contrario, necesitas estar en una zona industrial.

OTROS FACTORES

Para decidirte entre lo disponible en la zona elegida, valora en tu caso si es mejor una compra, alquiler o traspaso. Lo conveniente es conocer tus límites de gasto haciendo una estimación financiera con las inversiones iniciales y cuánto es el mínimo que necesitas para arrancar.

Ten en cuenta cuánto vas a invertir en reformas y reparaciones, impuestos, permisos y licencias en un lugar u otro y si compensa tomar un traspaso. Se considera que el alquiler debe estar entre el 5<10% de los ingresos mensuales previstos.

Aunque si tienes capacidad económica suficiente, me plantearía la posibilidad de comprar si el importe del alquiler es superior al 5% del precio del local (mensualidad de hipoteca). Valorar si prefieres apostar por compra o elegir un lugar en alquiler que no te ahogue si va mal, siempre que te permita alcanzar tus objetivos de ingresos al mes.

Y si buscas mayor rentabilidad, en algunos casos incluso puedes compartir los costes y el espacio en modo coworking, dividiendo entre varios los gastos fijos como el alquiler, electricidad, agua, internet,…

Trabaja en un mismo local u oficina delimitando superficies con otros negocios/proyectos, donde además pueden surgir colaboraciones y sinergias entre varios profesionales. Es una opción muy interesante entre emprendedores de arte y en auge sobretodo en start-ups vinculadas a la innovación.


¿Ya tienes segura la zona y te vas a instalar? Pues imagina que con el tiempo descubres que había otro inmueble cerca con mejores condiciones… Evita que eso te ocurra.

En Localicer.com conoce los anuncios online y offline disponibles en la zona que buscas. La mayor oferta de Palma reunida en un portal con el contacto directo al anunciante particular o profesional inmobiliario.

  • 17
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *